Método Perfetti

Qué es el ETC  |  Cómo se aplica  |  A quién va dirigido  |  Documentación

Ejercicios para el Parkinson

Tratamiento del Parkinson mediante ETC
 

Los pacientes con la enfermedad de Parkinson o con Parkinsonismos tienen alterada su capacidad para moverse y, en la mayoría de casos, se ven afectadas las actividades de la vida diaria y se reduce su calidad de vida.

En contra de lo que se podría pensar, la afectación motora no es la única, sino que estos pacientes presentan también trastornos de la sensibilidad así como alteraciones cognitivas como problemas de atención, memoria...

Desde nuestra óptica neurocognitiva consideramos que es de vital importancia realizar una observación personalizada para cada paciente. En ella, se deben considerar todos los factores de movimiento, de sensibilidad y de cognición comentados previamente, así como la experiencia de cada paciente con la enfermedad.
A partir de esta observación individual se procede al planteamiento de unos objetivos de tratamiento.

Algunos de los objetivos generales del tratamiento rehabilitador son:

Objetivos generales
:

  1. Mejorar las capacidades del paciente para las actividades de la vida diaria.
  2. Mejorar la adaptación psíquica y emocional a través del movimiento y de la experiencia del cuerpo.
  3. Informar a la familia de las dificultades del paciente para poder actuar de manera adecuada ante cualquier problema.

Objetivos específicos:

  1. Integrar actividades cognitivo-motoras durante la realización de las diferentes funciones: deambulación, manipulación y funciones del tronco en relación a las extremidades.
  2. Mejorar la representación mental del movimiento y las capacidades de anticipación del mismo. Incidir sobre las capacidades de anticipación presentes en cualquier persona, que con la lesión se ven disminuidas y son muy importantes para poder planificar los distintos movimientos.
  3. Mejorar las informaciones táctiles, informaciones de las articulaciones,... para poder establecer una correcta relación con los objetos.
  4. Reeducar las transferencias a partir de las informaciones somestésicas.
 

Una vez propuestos los objetivos para cada paciente, se realiza la planificación del tratamiento más adecuado. Se planifican unos ejercicios que se adaptan a la capacidad del paciente y que van evolucionando en el tiempo paralelamente a la evolución del paciente. 
Se suele trabajar, en gran medida, con los ojos cerrados para poder dar más importancia a las informaciones que se reciben del cuerpo y controlando así el canal visual, sobreutilizado en muchos casos.


Mostramos algunos ejemplos de ejercicios que podemos hacer:

Ejemplo nº 1: Ejercicios para sentir el peso del cuerpo y sus variaciones en diferentes posiciones (sentado, de pie, durante las transferencias y en las diferentes fases de la marcha). Resulta imprescindible para una correcta postura del cuerpo y facilita los cambios de posiciones de la cama a la silla, de la silla a la bipedestación, etc. y permite realizar una correcta marcha y evitar/superar los bloqueos.


Ejemplo nº 2: Ejercicios para mejorar la percepción de las piernas y de los pies (tacto, peso,...) imprescindibles para una deambulación correcta. Propuesta de reconocimiento de diferentes superficies táctiles controlando el peso de la pierna.


Ejemplo nº 3: Ejercicios para el tronco, para mejorar el esquema corporal y reaccionar ante diferentes estímulos. Ejercicios para mejorar la posición en sedestación y el control del tronco.

Ejemplo nº 4: Ejercicios de reconocimiento de formas en diferentes puntos del espacio con el contacto de los dedos de la mano, con el objetivo de mejorar la fluidez y la velocidad del movimiento. Ejercicios para la precisión de los movimientos finos de la mano y ejercicios bilaterales con reconocimiento de secuencias de movimientos.

 


Existen diferentes ejercicios y diferentes modalidades de realización, según los resultados de la valoración fisioterapéutica del paciente con enfermedad de Parkinson o Parkinsonismo.